sábado, 19 de mayo de 2018

¿QUIEN PAGA LA BONIFICACION DEL 75% DEL DESCUENTO DE RESIDENTE? ¿LOS QUE MAS TIENEN O LOS QUE MENOS PUEDEN?

Loli Hernández
¿QUIEN PAGA LA BONIFICACION DEL 75% DEL DESCUENTO DE RESIDENTE? ¿LOS QUE MÁS TIENEN O LOS QUE MENOS PUEDEN?

La polémica está servida. En el caso de los pasaje a la península, supongamos un viaje en primera que cuesta 500 euros, la caja común, a la que todos aportamos, a través de los impuestos, aportará 375 euros, a ese pasajero que viaje en primera, que no tiene necesidad de ayuda - pues viaja en primer- pondrá 125 euros. En un viaje "low cost" de 100 euros la caja común pondrá 75 euros y el viajero 25 euros. El viajero "pobre" estará contento, pero más lo estará el "rico" que es quien realmente se beneficia en una operación de este tipo. La caja común gastará 250 euros en el "rico" y 75 en el "pobre". Si la caja común se alimentara por arte de magia todos contentos. Pero la caja común hay que nutrirla; la caja común, como Vdes. saben se alimenta de todos, especialmente de los más pobres.
Y para más "inri" los más pobres viajan mucho menos que los más ricos. La bonificación del 75% será electoralmente rentable, parecerá que es dinero sacado a las ricas arcas de no se sabe donde, a mí particularmente me vendrá bien..., pero es radicalmente injusta, porque realmente le saldrá del lomo a los más pobres. La pagarán más los que menos la usan. Es una medida propia de lo más abyecto de la corrupción. Es mala, porque no colabora a la solidaridad y encima es que enmascara la realidad, ¡la mentira esta servida!

 Resultado de imagen de chistes de la bonificacion del 75%

miércoles, 16 de mayo de 2018

La prostitución en el paraíso

Escribo esto desde un apartamento en el centro de Santa Cruz de Tenerife. Si desde aquí se sale a la calle y se dirigen los pasos por encima de las Ramblas podrá usted encontrar a doscientos metros un local -antes restaurante de tapas ligeramente pretencioso- donde se escucha reguetón y otras exquisiteces musicales a un volumen entre alto y ensordecedor. En el interior casi todos los parroquianos beben ron y cerveza y casi ninguno es isleño. Más de la mitad son chicas jóvenes, muy jóvenes, que siguen la música moviendo el cuerpo color chocolate, de pie o sentadas, sonrientes o inexpresivas. De vez en cuando se les acerca un tipo -también joven, pero ya no adolescente- y les dice algo. La chica escruta su móvil, se levanta entre mohines y se marcha. Los que no ven la prostitución en nuestras ciudades son los que ignoran que a la vuelta de la esquina el mismo pub, a la misma hora, vende la misma farlopa desde hace lustros. Sin problemas. Y lo sabe todo el mundo, por supuesto. Igual que el garito de los latinos, en el que los clientes potenciales no entran: los puteros solo ven, valoran, se deciden y llaman a los agentes comerciales, vulgo chulos. Tanto el consumo de drogas como la prostitución juvenil -un mercado las que las menores de edad son particularmente apreciadas- no están condenadas a una escenografía sórdida, sucia, pestilente y abiertamente violenta. Baretos que venden drogas sin una bronca jamás, locales donde se consiguen prostitutas sin que nadie entre a preguntar por prostitutas. Es lo corriente. En las capitales canarias. En los sures turísticos de Gran Canaria y Tenerife. En Fuerteventura y Lanzarote. Por supuesto el nuevo sistema convive con el antiguo. Con los prostíbulos que se enuncian con luces de neón -¿no lo han visto, una enorme nave industrial en la que trabajan muchas decenas de mujeres las 24 horas al día y cuyos rótulos se pueden apreciar desde la autopista del sur?- y con los camellos más o menos camorristas, inelegantes, revientapelotas de toda la vida. La prostitución en el paraíso de sol radiante.
Es entendible que alarme particularmente que adolescentes canarias estén entrando en la prostitución. Pero la gran mayoría de las prostitutas mayores o menores de edad son de origen extranjero: proceden de Latianoamérica y Europa del Este. Lo que ocurre es que ha aumentado la demanda. Han llegado más puteros -a añadir a los no escasos aficionados locales- y están encantados por la casi ausencia de violencia callejera, por las buenas condiciones sanitarias, por la confortable lejanía de las islas. También en la prostitución Canarias tiene muy buen clima. Frente a lo que ocurre en otros países en España se decidió no legislar sobre la prostitución. Ni castigar a los clientes ni perseguir a las prostitutas. De tarde en tarde se reabre el debate -suele ocurrir cuando asesinan a una chica o muere de sobredosis- y debo oír a tarados supuestamente liberales -o progresistas- hablar de la despenalización de la prostitución como un avance moral o, al menos, como un mal menor. No lo es. Suecia penaliza a los puteros y se le cuelan 600 esclavas sexuales al año por sus fronteras. Dinamarca no y le entran más de 15.000. Las prostitutas canarias no deciden alquilarse después de una rigurosa meditación. Terminan ahí porque han caído en una exclusión social cada día más vinculada a la feminización de la pobreza. Las prostitutas latinas y europeas -y en especial las menores- no llegan a nado o en crucero: son un producto de importación controlado por mafias internacionales con imprescindibles colaboradores locales. Y esas redes no actúan en comportamientos delictivos estancos: tienen relaciones, y a veces se confunden, con estructuras operativas de venta y distribución de droga.





Está muy bien que el Gobierno de Canarias haya solicitado un informe a especialistas de la Universidad de La Laguna sobre la floreciente evolución de la prostitución en las islas en los últimos años -que tiene como orígenes asimétricos el boom turístico y el altísimo desempleo en familias desarticuladas- y que muestre una diligente colaboración en las investigaciones abiertas en los centros de menores. Pero todo esto es insuficiente. Es crónicamente insuficiente desde hace muchos años. Porque lo que se avecina es una verdadera amenaza para el orden público, en especial, aunque no únicamente, en las zonas turísticas del país. Cuando se cierra los ojos ante una actividad delictiva -el tráfico y la explotación sexual de mujeres- no desaparece ni se remansa: crece, se multiplica, se enlaberinta y termina colonizando -corrompiendo- autoridades y administraciones públicas. Promover reformas legales que penalicen a los consumidores y a los proxenetas, organizar programas de inserción social y laboral para las prostitutas, investigar judicial y policialmente los vínculos entre los negocios de la prostitución y los negocios de las drogas ilegales, desmontar ideológicamente la normalidad con la que todavía se asume la prostitución: una forma de humillación altamente peligrosa que debe ser incompatible con una sociedad democrática, tolerable y decente. 

sábado, 12 de mayo de 2018

81.500 euros por cada agente

Exactamente 81.527,71 euros. Eso es lo que costará este 2018 cada uno de los agentes que conforman en la actualidad el Cuerpo General de la Policía Canaria (CGPC), creado hace una década durante el mandato de Paulino Rivero (Coalición Canaria) con la Ley 2/008, de 28 de mayo del Cuerpo General de la Policía Canaria. Cuando la policía autonómica de las Islas salió por primera vez a la calle en el año 2010, la primera promoción fue de 100 miembros y el objetivo era que para el año 2013 se alcanzaran los 1.700 agentes. Hoy en día, ocho años después de su nacimiento, apenas cuenta con 63 agentes a pesar de tener un presupuesto general para este ejercicio de 5,1 millones de euros. De este total, 4,4 millones corresponden a los fondos destinados al pago de todo el personal; 425.000 euros a los gastos corrientes en bienes y servicios; y los 250.000 euros restantes a inversiones reales, entre las que están previstas 100.000 euros para la adecuación de la Comisaría de Gran Canaria, 100.000 euros para la construcción de una galería de tiro, y otros 50.000 euros para «otros activos materiales».
Según las cifras que maneja este periódico, en Tenerife hay cerca de una treintena de policías de la escala básica, mientras que en Gran Canaria hay 21 con este rango. En esta cifra se incluyen a los agentes de cuerpos municipales que están en comisión de servicio, a los que solo se les permite ocupar la misma plaza durante un tiempo máximo de dos años. A ellos hay que añadir los distintos mandos con los que cuenta el cuerpo: en Gran Canaria hay dos policías que hacen funciones de oficial, cuatro oficiales y un comisario, mientras que en Tenerife hay cuatro oficiales, un subinspector, un inspector, un subcomisario y el comisario jefe del cuerpo. La suma da los 63 agentes, por lo que hay 37 plazas sin cubrir a pesar de que el Ejecutivo autonómico cuenta en el presupuesto con este centenar de agentes y quiere aumentar a lo largo de este año la plantilla con 50 nuevos agentes, aunque para llegar a las 150 plazas necesitaría realizar 87 nuevas contrataciones.

miércoles, 9 de mayo de 2018

AFRICA: CONTINENTES DE EMIGRANTES Y DESPLAZADOS. ANÁLISIS DE LAS CAUSAS

En la tarde de ayer el periodista teldense Pepe Naranjo, quien desde hace años más bien vive en África, expuso de manera clara y vivencias sobre LAS CAUSAS DE LAS MIGRACIONES. Tras el relato de varias experiencias de estos años se pronunció claramente sobre los medios de comunicación como "cadenas de transmisión del poder". Preguntado por la cooperación señaló: "La cooperación además de proyectos admirables... en general no se plantea cambiar las cosas, no deja de ser el brazo amable de la política exterior de los estados".


lunes, 7 de mayo de 2018

ALQUILER O HIPOTECA?¿?¿?¿

Los números son elocuentes: Viviendas que hoy están sujetas a cuotas hipotecarias que rondan los 400 euros al mes se están alquilando por más de 700 euros. A pesar de todo,  los expertos se niegan hablar de una burbuja en el sector.

lunes, 30 de abril de 2018

Escaleras que atrapan al barrio

De todos los ascensores y escaleras mecánicas que tiene la ciudad para facilitar la movilidad de los vecinos, solo el ascensor de Lomo Verdejo está en funcionamiento, según un informe realizado por el área de Fomento y Servicios Públicos del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.
El resto está inoperativo: el ascensor de Obispo Romo sufrió un acto vandálico el pasado 19 de abril que lo mantiene inutilizado, pendiente de una inversión de 1.257,14 euros; las escaleras de San Antonio están paradas, sin que en ningún caso se mencione la causa; las escaleras mecánicas de San Nicolás están destrozadas porque le empotraron un carro de la compra y porque las lluvias afectaron a su sistema mecánico, lo que exige 4.078,44 euros para su reparación; y los daños del ascensor y de las escaleras de la calle Miguel Servet (San Juan-San José) ascienden a 5.637,59 euros.
Estas cifras tienen consecuencias. Y las sufren personas. «Aquí hay gente que tiene cien años y lo tiene difícil para salir», explica Carmen Hernández, quien en las últimas semanas ha enviado varios escritos al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para que arreglen la escalera de San Nicolás, situada en la calle Micaelita Pérez Vizcaíno, con la que se llega a Primero de Mayo. «Muchos tienen que coger el taxi porque no se puede subir todas las escaleras», prosigue esta ciudadana. A su lado, una vecina cuenta lo que padece su madre cada vez que tiene que salir. «Tiene 97 años y llega muertita», indica, «cuando llega a casa está asfixiadita y encima se ha operado de las rodillas».
Carmen Hernández era profesora del conservatorio de música y compró la que es su casa hace más de una década para poder ir caminando al trabajo. Ahora, ya jubilada, ve cómo los desplazamientos a pie en el barrio se han vuelto demasiado complicados para las personas mayores.
Y todavía los que viven en Domingo Guerra del Río pueden entrar desde la zona del castillo de Mata y recorrer la calle, pero los que viven más arriba se encuentran con un laberinto de escaleras que resulta inafrontable. «He presentado escritos al Ayuntamiento y he mandado e-mails pero no responden», destaca esta vecina, quien lamenta la falta de interés del grupo de gobierno con esta problemática. «La cristalera de esta escalera», señala en relación a la que está en la calle Micaelita Pérez Vizcaíno, «la rompieron hace dos meses y todavía no han venido ni a quitar los restos de cristales» esparcidos por la calle.
Vecinos como Marina todavía recuerdan la alegría que se vivió en el barrio cuando las escaleras mecánicas fueron instaladas. «Pensamos que esto era la felicidad», explica mientras toma el fresco y el sol de la mañana, «pero ahora está siempre parada».
En San Nicolás se tiene la sensación de que las escaleras no han funcionado con regularidad nunca, aunque desde el Consistorio capitalino se asegura que el dispositivo fue roto en diciembre. La concejala de Fomento y Servicios Públicos, Inmaculada Medina, explicó que a fines de año la escalera fue puesta en marcha tras una inversión superior a los 20.000 euros y «solo duró un mes».
Al respecto dice que «nosotros arreglamos siempre los desperfectos y tratamos de hacerlo con agilidad pero el problema surge cuando hay que esperar la llegada de alguna pieza de fuera», aseguró, «es una lástima que tengamos que soportar actos vandálicos en elementos necesarios para garantizar los desplazamientos de mayores y de personas con movilidad reducida».
El problema añadido a esta situación es el hecho de que el Ayuntamiento tiene que correr con todos los gastos derivados de las reparaciones ya que el contrato firmado con las empresas solo recoge el mantenimiento o los fallos mecánicos. Lógicamente esto exime a las adjudicatarias de afrontar los destrozos que causan los actos vandálicos.
Los vecinos reclaman la instalación de cámaras de seguridad que vigilen estos elementos las veinticuatro horas del día para tratar de garantizar la seguridad y su operatividad. Y la concejala Medina ha recogido el guante. «Estamos ya estudiando la posibilidad de que en los nuevos pliegos se incluya esta posibilidad, aunque tendrán que ser cámaras antirrobos y antidestrozos porque si no, primero romperían las cámaras y luego las escaleras», detalla.

miércoles, 25 de abril de 2018

LA PRESIÓN TURÍSTICA DISPARA EL PRECIO DEL ALQUILER EN LAS ISLAS


El piso tipo de alquiler en el archipiélago –de aproximadamente 94 metros cuadrados–, se alquiló en marzo por una renta media de 745 euros mensuales en las islas, lo que supuso un ascenso del 11,19% respecto al trimestre anterior. Se trata de la subida más importante de España, según el informe trimestral de precios de alquiler de la inmobiliaria www.pisos.com

.
En el último año, el precio del alquiler se ha disparado, hasta aumentar un 21,14% respecto a marzo de 2017, lo que convierte a Canarias en la cuarta comunidad en la que más ha crecido. Las subidas han sido además «muy intensas» en las dos capitales canarias, coincidiendo con el auge del fenómeno del alquiler vacacional: en Las Palmas de Gran Canaria, los precios se han elevado un 15% en un año, hasta los 955 euros al mes; un repunte que se eleva al 17,7% en Santa Cruz de Tenerife, hasta los 765 euros.
La viñeta: Muros